La vida es como una carrera de 15kms

979

Cuando corrí mi primera carrera de 10kms, venia saliendo de una lesión de rodilla relativamente fuerte, que me costó 6 meses de rehabilitación dos veces por semana además de la tristeza de no poder correr en todo ese tiempo…

Creí que no volvería a correr, pero a base de entrenamiento y rehabilitaciones durante la preparación para lo que sería  mi carrera y las infalibles recomendaciones de mi excelente fisioterapeuta, Dr. Fritz,  pude correr 10 kilómetros por primera vez en mi vida y sin perder la rodilla en el intento.

Ahora mi lesión y yo somos viejas conocidas, sé que puedo hacer y qué no, cuántas horas de cardio aguanta, cuántos kilómetros, qué pasa cuando hace frío…

Así, durante los años siguientes a mi primera carrera, corrí varias carreras más sin volver a tener una recaida de importancia en la lesión, incluso mi rodilla buena onda me ha permitido ir mejorando mis tiempos =)

En 2011, después de varios meses de no correr una carrera, decidí inscribirme en la Nike We Run con un nuevo reto: 15kms!!!

Dude muchísimo, pero la emoción del reto era más fuerte que yo, era poner a prueba mi resistencia, mi fuerza, mi capacidad, mi cuerpo y mi mente, y claro, a mi lesión, así que me decidí y me inscribí. Tenía justo un mes para prepararme.

Caí en la cuenta de que esta carrera no iba a poder correrla sin una guía profesional que me dijera qué hacer, cómo fortalecer el músculo, cómo ganar más resistencia, qué comer, cómo cuidar la lesión… Y entonces decidí entrenarme con un viejo conocido y trainner de muchos años, ahora amigo, Tinch, Martín Garduño. Entrenamos arduamente y sin descanso casi todo el mes y gratamente se unieron otros corredores al entrenamiento, lo que lo hizo más intenso. Hoy, esos corredores son grandes amigos: Luisa y Rodrigo.  Hubo jornadas en las que yo no podía mover un músculo de mi cuerpo, e increiblemente, como parte de mi entrenamiento, corri una carrera de 10kms, solo «para entrenar».

La vieja lesión hizo de las suyas y apareció justo después de esa carrera de 10kms y a dos semanas de los 15kms., dejándome fuera de combate durante 4 dias que fueron eternos, porque no podía hacer NADA!!!  Me infiltraron, me fui a rehabilitación y por si fuera poco, me dio gripa y tos!!! Con mi terrible tos de perro, volví a los entrenamientos leves por temor a volverme a dañar y no poder correr los 15kms, y poco a poco fui midiendo otra vez a mi señora lesión y al parecer hicimos las pases.

Finalmente, el 26 de noviembre de 2011 corrí los 15 kilómetros que me había propuesto, en un tiempo bastante bueno, con un ritmo aceptable y con una rodilla casi ilesa!!!

La satisfacción de cruzar la meta cuando estás sin aliento es indescriptible, lo sabrán los que han corrido alguna carrera por lo menos una vez en su vida… sientes la adrenalina corriendo por todo tu cuerpo, el corazón podría salirse por tu garganta, tu cuerpo está a una temperatura elevadísima, sientes todos tus músculos, tu cabeza solo tiene el objetivo de cruzar la meta, y pareciera que mente y cuerpo fueran dos entes distintos trabajando para lograr cruzar la meta y una gran sonrisa ilumina tu rostro!!!!  Esta vez no podía detenerme, las piernas me temblaban, se me acalambraban… tardé un buen rato en volver a mi ritmo cardiaco normal, y a poder quedarme quieta sin sufrir calambres.  Fue increíble.  Lo logré!!!  Corrí 15kms!!!

Un buen día estando en la oficina, me preguntaba: ¿cómo he logrado superar todos los retos «físicos» que me he propuesto y hay tantos retos personales y laborales que no he logrado superar?

Y me dí a la tarea de comparar los retos en el plano físico y en el plano laboral y personal para identificar qué hago en lo físico o en el deporte que no estoy haciendo en lo personal/laboral.

Primero y más importante: tener un objetivo bien definido.  En el deporte, tenía claro que quería correr una carrera de 15 kilómetros el 26 de noviembre del 2011, y que además sería una carrera nocturna.  No tenía la presión del tiempo, lo que quería lograr era terminar la carrera.  En lo personal/profesional…. me di cuenta que me faltaba definir con esa precisión los objetivos!!! Cómo voy a saber hacia donde dirigir mis esfuerzos si no se a donde quiero ir??  Tener como objetivo «un buen trabajo» no es suficiente, hay que ponerle nombre y apellido al objetivo!!!  Mi carrera se llamó Nike We Run México, y mi objetivo laboral/personal cómo se llama??  Primer foco rojo!!!

Identificar mis áreas de oportunidad también fue vital.  Tuve siempre presente mi lesión de la rodilla, y encontré un nuevo límite para ella.  En el plano profesional/personal, ¿cuáles son mis áreas de oportunidad?, la lesión la traté con rehabilitación e infiltraciones, y mis áreas de oportunidad personal/profesional, ¿cómo las trato? ¿con qué las hago más pequeñas? ¿Tengo tan bien identificadas mis áreas de oportunidad?  Darte cuenta en qué no eres bueno es un ejercicio de honestidad brutal contigo, pero al final sales airoso y con ganas de fortalecer eso que encontraste débil.

Invertir tiempo, dinero y esfuerzo en lograr mi objetivo deportivo fue otra de las acciones llevadas a cabo.  Desde pedir el apoyo de Tinch para entrenar con el respectivo coste monetario que representó y equiparme con los tenis adecuados, hasta levantarme los domingos a las 8 de la mañana a correr hora y media pese al frío y al cansancio de la semana, terminando con el cuerpo totalmente adolorido, con músculos acalambrados que ni siquiera sabía que existían, sacrificando las fiestas para no desvelarme, los tacos al pastor y las gorditas de chicharron en pro de una alimentación balanceada que me aportara más.  ¿En qué objetivo personal/profesional me he esforzado tanto, al grado de que me quede sin aliento por intentarlo? ¿Realmente lo he hecho?  ¿Realmente me he esforzado entonces por alcanzar mis objetivos personales/profesionales??  Tengo que decir tristemente, que al grado de quedarme sin aliento, no.  Y entonces supe que no me he esforzado lo suficiente para alcanzar mis objetivos personales y profesionales.  Y que esforzarme tanto por ellos o no, es finalmente MI decisión: no es culpa de la vida, ni de mi jefe, ni de la universidad en la que estudié, ni de mi padre. Quincenalmente es cómodo recibir un sueldo, más cómodo que no recibir nada. Y eso pareciera razón suficiente para quedarnos en un trabajo donde no hacemos lo que nos gusta, no somos valorados, ni explotamos todo nuestro potencial. Es como correr una carrera de 5kms todo el tiempo! ¿A qué hora vas por mas?

Mi conclusión:  la vida es una carrera de 15kms. donde te preparas física, mental y espiritualmente, donde estás dispuesto a correr aun con  la rodilla lesionada, donde no importa el costo económico,  donde no importa el clima o el dolor muscular  del día anterior, donde no importa el cansancio, donde no importa los ajustes que tengas que hacer a tu dieta, donde estás dispuesto a luchar, a ir más allá, donde te retas, te pones a prueba, donde de verdad darás todo de ti para cruzar la meta.

Y me llena de emoción descubrir cuántas carreras de 15kms tengo por correr!!!! Y muchas serán en el plano deportivo, pero otras muchas serán en el plano personal y otras más en el plano laboral, porque si mi cuerpo tiene la resistencia de correr 15kms con todo y lesión de rodilla con ayuda de mi voluntad, esa misma voluntad me llevará a correr las carreras de 15kms que hagan falta para lograr lo que quiero en lo personal y en lo profesional.  Hoy ya sé lo que necesito, y ya estoy trabajando en mi próxima carrera de 15kms que no será en lo deportivo y estoy radiante y emocionada!!!!!!  La vida es una carrera!!!  Y no, no es slogan de Nike, jejeje! A correr!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Addy Zepeda

Corredora, yogui, triatleta y ahora blogger de bienestar. Experta en Cambio Organizacional. Mercadóloga de profesión, deportista de corazón. Comparto lo que he aprendido en este camino del deporte y la vida sana por si a ti también te sirve.

La vida es como una carrera de 15kms - bienmecuido.com