Protege tu piel del sol, usa bloqueador.

636

Los deliciosos días soleados nos generan un mejor estado de ánimo, estamos más llenos de energía y nuestro cuerpo produce vitamina D, que nos ayuda a fijar el calcio en nuestros huesos.

Sin embargo, es bien sabido que hay que cuidar la piel de la exposición al sol para evitar el envejecimiento prematuro: con los rayos de sol, nuestra piel se quema, se vuelve más gruesa y por lo tanto pierde elasticidad, lo que nos genera piel áspera y arrugas antes de tiempo. Además, la exposición al sol provoca que nos salgan manchitas y/o pecas, y en casos graves puede causar cáncer de piel.

Asociamos el uso de bloqueador solar a los días de playa,  ¿cierto? Pero lo ideal es utilizar bloqueador solar diariamente, aún si vivimos en la ciudad.  El sol sale todos los días y aunque parezca nublado los rayos solares atraviesan en un 80% las nubes.  La neblina puede incluso provocar un incremento en la exposición a la radiación, así que aunque esté nublado, hay que ponernos bloqueador solar o podemos quemarnos la piel.

Hay dos tipos de radiación:

Rayos UVA= son los responsables de broncearnos la piel, y del envejecimiento prematuro.

Rayos UVB= son los que provocan cáncer de piel.

¿Cómo funciona el bloqueador solar?

Literalmente hace que los rayos del sol se reflejen de nuestra piel (como si fuese un espejo) evitando que penetren para no causar daño.

El tiempo que tu piel puede estar expuesta al sol sin que aparezca enrojecimiento o quemadura depende del Factor de Protección Solar (FPS)[i] de tu bloqueador, aunque también depende de la correcta aplicación del producto y de las actividades que estés realizando, por ejemplo si sudas mucho, si nadas, si usas sombrero, etc. Si tu bloqueador dice FPS30, quiere decir que tu piel puede estar expuesta hasta 30 minutos con «seguridad» al sol.

El uso de bloqueador solar no te da libertad para que te tires al sol, su función es protegerte de los rayos cuando la exposición es inevitable. Aplicalo al menos 20 minutos antes de tu exposición al sol para que tu piel lo absorba adecuadamente y realice su función.

Ahora bien, el famoso bronceador NO te protege del sol, por el contrario, incrementa la posibilidad de que te quemes la piel. Ese color dorado que tanto deseas cuando vas a la playa, literalmente es resultado de tu piel quemada.  La recomendación es utilizar siempre bloqueador solar y no bronceador.

Cuando te expones al sol te quemas aun cuando no sientas el calor de los rayos del sol. La quemadura de la piel es causada por rayos imperceptibles, mientras que el efecto térmico (de calor) se debe a la radiación inflarroja, o sea, son rayos diferentes.

 Si decides asolearte, lo ideal es que lo hagas antes de las 11:00a.m. o después de las 4:00p.m. De 11:00a.m.  a 4:00p.m. es cuando los rayos son más intensos y te causan más daño.

No todos los bloqueadores solares son grasosos ni dejan la piel blanca, solo es cuestión de probar algunos hasta que encuentres el que se adapte a tu tipo de piel y  a tus actividades. Usa bloqueador solar todos los días, aún cuando el día no esté soleado.

Tu piel lo agradecerá.

[i] http://www.who.int/uv/publications/en/uvispa.pdf

010b55612bed2fb715db92a1d3a61e1a5c1f0f2310


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Addy Zepeda

Corredora, yogui, triatleta y ahora blogger de bienestar. Experta en Cambio Organizacional. Mercadóloga de profesión, deportista de corazón. Comparto lo que he aprendido en este camino del deporte y la vida sana por si a ti también te sirve.

Protege tu piel del sol, usa bloqueador. - bienmecuido.com