Periostitis Tibial

2169

El siguiente artículo lo escribió el Lic. en Rehabilitación y títular de «Fisio Centro», Francisco Salazar, quien tengo el gusto que sea mi fisioterapeuta, así que se imaginarán que llevamos muchos meses recorriendo juntos este camino de recuperación de mi rodilla, y gracias a su paciencia, experiencia y pericia, por fin estoy avanzando.

La intención, cuando hablamos sobre escribir este artículo, es que tu tengas de primera mano información de un especialista sobre algunas de las lesiones más comunes que afectan a los corredores. En esta primera ocasión Frank nos habla sobre la periostitis tibial. Tanto si la has padecido, como si no, sigue leyendo para que conozcas más a detalle esta dolencia y sepas qué hacer cuando aparece.

________________________________________________________________________________

Si eres corredor o te inicias en el tema sabrás que hay un porcentaje alto de probabilidad en padecer  Periostitis Tibial, pero; ¿Qué es?,  ¿Por qué la tengo?, ¿Qué sucede en esta área que duele tanto?, ¿Qué debo hacer para aliviar el dolor?, ¿Debo consultar? Y lo que es más importante ¿Cómo puedo prevenirla?

Estas y otras preguntas seguramente han saltado a tu mente cuando inicia aquella molestia en la bien conocida zona de la espinilla. Es importante empezar con un análisis previo de lo que ocurre biomecanicamente en esta zona cuando realizamos nuestro patrón de marcha y lo que es más interesante nuestro patrón de carrera pues este padecimiento dependerá en gran parte en todas sus fases (aparición, evolución y tratamiento) de que se lleve a cabo una técnica de carrera, un calzado deportivo y un plan de entrenamiento adecuados.

 ¿Qué es la periostitis y que lo produce?

La periostitis tibial es la inflamación aguda de la capa más externa del hueso conocida como periostio por un aumento (y este punto es importante; no perdamos esta palabra clave: aumento) de la tensión del musculo tibial sobre la tibia, el área más afectada suele ser la situada entre el músculo tibial posterior y el sóleo (dos músculos importantísimos para correr).

El musculo tibial posterior tiene como principal función la dorsiflexión del pie, lo que es una importante acción para el mantenimiento del equilibrio y la postura. La integridad de la zona de la espinilla se ve afectada por una deficiente técnica de carrera o un calzado deportivo inadecuado, esto entre las principales causas de la periostitis; sin embargo, también suele aparecer en corredores con más experiencia cuando incrementan el plan de entrenamiento, o bien cuando se recurre a planes de entrenamiento estandarizados, olvidando que cada cuerpo se adapta de manera diferente a las actividades físicas.

Al realizar una actividad básica como el caminar o correr, ocurren en nuestro sistema musculo esquelético una serie de cambios y adaptaciones que permiten mantener el cuerpo en una posición erguida y siempre en equilibrio teniendo como principal apoyo la caída o choque del pie sobre el terreno y al momento de que esto sucede se produce una tensión continua en el musculo tibial, mismo que recubre la tibia produciendo una tracción continua sobre su inserción ósea, creándose una vibración constante.

(Esto quiere decir que el choque constante de nuestros pies sobre el suelo al caminar/correr genera tensión continua en el musculo tibial, que es el que recubre la tibia, y hace que la tibia vibre, nota de Addy).

Imagen de internet

Cuando la molestia o el dolor recién inicia es importante identificar la posible causa, algunas preguntas que te puedes hacer:

  • ¿He incrementado el entrenamiento?
  • ¿He cambiado de zapatos/tenis?
  • ¿Estoy empezando a correr?

Este último quizá uno de los más importantes ya que seguramente no  dominas una técnica de carrera. Si no identificas la causa toma en cuenta que es arriesgado especular sobre la misma pues con el paso del tiempo la lesión empeorará por lo que se recomienda consultar con tu ortopedista, traumatólogo, médico del deporte o Fisioterapueta de confianza. Estos identificarán la causa y te indicarán el tratamiento adecuado.

 

¿Cómo puedo tratar mi periostitis?

En algunas ocasiones aplicar el tratamiento conservador podrá minorizar o hacer desaparecer las molestias pues tu cuerpo entra en un lapso de adaptación a tu actividad de runner, este tratamiento consiste en un poco de reposo, aplicación de compresas frías por 10 min en la zona de dolor cada 4 hrs o post actividad y finalmente el uso de unas mallas compresivas o vendajes neuromusculares (TAPE). Es sumamente importante que si en un período de 3 a 5 días las molestias no disminuyen e incluso en un tiempo menor aumentan acudas de inmediato a consultar.

Imagen de internet

Por último y para favorecer a la prevención de la periostitis tibial se recomienda realizar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento en los músculos tibiales y músculos gemelos logrando así un adecuado equilibrio en la musculatura agonista y antagonista de la pierna, en nuestro siguiente artículo daremos a detalle algunos de los ejercicios más recomendados por su eficacia en la prevención de esta molesta pero común dolencia de un runner.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Licenciado en rehabilitación y titular de "Fisio Centro". Responsable de laboratorio de área de Mecanoterapia Unidad Universitaria de Rehabilitación de la UADY (Universidad Autonoma De Yucatán). Fisioterapeuta princiipal Deportiva Venados 3ra División Profesional. Mail de contacto: frank912@hotmail.com

Periostitis Tibial - bienmecuido.com